miércoles, 3 de mayo de 2006

Opá, yo viazé un blog!


Opá, yo viazé un blog!

Cuando Andy Warhol habló de que todo el mundo debería tener sus quince minutos de fama, desconocía que internet les iba a echar una mano a todos aquellos capaces de vender incluso a su madre para conseguirlo. Se dice que internet ha democratizado las comunicaciones, y basta analizar el incipiente fenómeno de los blogs para demostrarlo. Por obra y gracia del ADSL, cualquiera, sin ningún tipo de conocimiento informático, es capaz de expresar libremente sus opiniones, y si lo que dice es interesante, incluso alcanzar cierta popularidad. En poco tiempo, se han multiplicado cual panes y peces los bloggers, que opinan cada día de sucesos de actualidad, o simplemente narran su vida como si de un diario por la red se tratara. Las grandes empresas empiezan a solicitar a sus departamentos de comunicación que recaben las opiniones que sobre ellas expresan los bloggers, pues en realidad son bastante representativos de lo que piensa el ciudadano corriente de la calle. Los partidos políticos estadounidenses acreditan a sus actos y congresos a tantos bloggers como a medios de comunicación.
La explicación es sencilla. Los periódicos cada día son más ligeros, otros tienden al sensacionalismo y algunos están supeditados a oscuros intereses “polanquianos”. Aunque todavía quedan excepciones, aquellos lectores ávidos de análisis en profundidad y opiniones sinceras, hoy por hoy, tienen que recurrir a internet. Por supuesto, no todo son ventajas. El principal problema de los blogs de internet, es que es tan fácil publicar, que muchas veces los comentarios son poco serios, o están sin contrastar. Como dijo Dana Blankenhorn, columnista estadounidense que ha publicado en medios como Chicago Tribune, “los bloggers son periodistas que no pierden cinco minutos en una simple llamada telefónica”, pero también afirma que por contra “los periodistas son bloggers que no pierden cinco minutos en google”.
Otro fenómeno curioso está constituido por los “frikis” de internet, personajes estrafalarios que protagonizan vídeos de lo más singular, desatando hilaridad entre los usuarios. ¿Quién no conoce a la Terremoto de Alcorcón? Este personaje, creado por la actriz Pepa Charro para la compañía Diabéticas Aceleradas, se convirtió en un fenómeno batiendo records de descargas, cuando versionó en español un exitoso tema de Madonna, en un vídeo que hoy por hoy es un clásico del “glamour de periferia”, término acuñado por la propia artista. El último episodio de esta tendencia lo protagoniza un tipejo conocido como Jesús Rodríguez, oriundo de la localidad Malagueña de Rincón de la Victoria, y más conocido por el sobrenombre artístico de El Koala. Este veterano artista lleva en el mundo de la música desde el año 1986, y ha probado todos los géneros posibles, desde el reggae hasta el blues. Sin promoción en los 40 siempre iguales mediante, El Koala se ha convertido en un fenómeno, inventado su propio estilo, el rock rústico, a través del impresionante himno “Opá, yo viazé un corrá” que actualmente triunfa en todos los PC con conexión a la red. De la noche a la mañana, el Koala y su guitarra se han hecho tan famosos como en su día el acordeón y su Mariajesús, ilustre antecesora de los frikis de este país.

1 comentario:

Eva dijo...

¿¿¿¿¿¿¿¿"Polanquianos"?????????????
Bueno, el término no está mal. Pero a mi me gusta más decir, por ejemplo, "pedrojotaramirianos" , o tal vez, "jiménezlosantosnianos".
Un saludito.