viernes, 11 de septiembre de 2009

Canciones tristes de mis mocedades

En mis mocedades triunfaba un grupo que se llamaba ídem, o sea Mocedades. Confieso que cuando aparecían en la tele, a mí me entraba muchísima pena, porque sus temas tenían unas letras terribles, trágicas y desgarradoras, vamos que ríete tú de una película codirigida por Isabel Coixet y Ken Loach. Y además, Amaya Uranga, la voluminosa cantante del grupo, ponía una cara tan triste cuando cantaba que hubiera deprimido al niño de los zapatos nuevos ése que se ponía como ejemplo de estar contento, como las castalueñas. ¡Si parecía una ovejita diabética a punto de ser descuartizada con una motosierra!

No sé si ella ponía esa cara tan triste aposta para impresionar más a la audiencia, o si es que era así, y los compositores de letras pensaban que por sus problemas de obesidad mórbida lo pasaba fatal con los hombres, y se enamoraba de tipos que salían huyendo.

Por ejemplo: Tómame o déjame. Jamás he escuchado una letra tan deprimente. Los que escribían las tragedias griegas eran unos aprendices al lado del que escribió esta letra.



"Cuando llegas tarde a casa, no tienes por qué inventar, pues tu ropa huele a leña de otro hogar", decía la letra. Cuando yo era pequeño, me preguntaba si es que el hombre había estado encendiéndole la chimenea a la otra: a la querida. Se ve que a pesar de mi ingenuidad infantil, no iba mal encaminado, porque seguro que la había estado encendiendo, aunque fuera de otra forma.

Estos chicos que tenían pinta de pertenecer a alguna organización ultracatólica eran tan moralistas que advertían sobre los riesgos de la avaricia en otra de sus lacrimógenas canciones, titulada Maitechu mía, en la que encima les acompañaba Plácido Domingo. Era la historia de un tipo que dejaba a la 'churri' esperando, muerta de pena, porque estaba más preocupado por ganar pasta que por estar con ella. Y no vuelve hasta que no tiene suficiente dinero, claro que por entonces resulta que ella, ¡ya se ha muerto!



Aún más oscura todavía era una canción que se titulaba Le llamaban loca. Iba sobre una mujer enamorada de otro cabronazo que también la había dejado tirada, pero ella seguía estando tan embelesada que se le iba la olla. ¡Y venían los loqueros para llevársela al manicomio! Y unos hombres vestidos de blanco le dijeron ven...



Nunca supe si el compositor del tema, nada menos que el grandísimo José Luis Perales, se dio cuenta de que para los madrileños la canción tenía un significado muy distinto al que pretendía. ¡Los de la capital del reino somos todos laístas! No decimos de una mujer que "le llamaban loca", los castizos decimos que "la llamaban loca". Si "le llamaban loca" es que era un señor. Un señor un poco 'locaza', pero un hombre al fin y al cabo. Así fue como la canción se convirtió en un himno gay, que hablaba de la intolerancia hacia los homosexuales.

Y mi favorita era la desgarradora Secretaria. "La que escucha, escribe y calla". Es la historia de una sufrida secre, que ha dedicado su vida a trabajar como una esclava. El tipo se la quiere beneficiar: "Y al negarme a ser amable, me ignoraste y sólo fui tu secretaria". Pero ella, en lugar de denunciarle por acoso laboral, ni siquiera abandona el trabajo, y hasta le organiza las citas con las amantes. "Fui también la celestina de tus citas clandestinas...". Hasta elige las flores que supuestamente él les manda. Y encima después de todo eso, la mujer resulta que está "un poquito enamorada". Menuda historia. Y atención a los siniestros coros, y a la estética del grupo en este impagable vídeo.

6 comentarios:

bizarro con interrupciones dijo...

Grandioso post. Que recuerdos.

geminisdespechada dijo...

yo también diría 'la llamaban loca' pero lo de que es un icono gay te lo has inventado no mientas! XD

Aspective dijo...

¡Cuanto tiempo...!
Me alegro de leerte ya que solo te sigo la pista por aquí.
Pues a mi, siempre me han encantado aunque la verdad, nunca había visto las letras desde este punto de vista. Estas muy alegres no son.
Mis favoritas son de sus primeros discos: Pange Lingua, etc.

Un abrazo y no perdas otra vez tanto tiempo!!

Juan Luis Sánchez dijo...

Bizarro. ¡Qué alegría! Los vídeos tienen una gran carga nostálgica. Por eso me dio por escribir sobre esto.

Hola Géminis. ERES TÜUUUUUU, que dirían los Mocedades. Qué alegría también. Cuánto tiempo sin leerte. A ver si recuperas tu blog en solitario.

Aspective. En realidad a mí también me gustan. Como he hecho el artículo con mucha sorna, igual no lo parece. Pero las canciones son estupendas y me traen muchos recuerdos. Un abrazo, tío.

una madrileña dijo...

¡Ains, que tiempos! Lo bonitas que son esas canciones y lo que sufriamos por las protagonistas. Ademas de las canciones que has citado recordemos aquella llamada "amor de hombre" que decía: Aaaaay amoooooor de hooooombre, que estás haciendome llorar.....una vez más, etc etc.
Siii ya se que no ibas a hacer un repaso a todas sus canciones pero la tentación de hacer este apunte me ha superado y ya sabe que yo soy debil.
Un besazo de los grandes muuuuackis.

Juan Luis Sánchez dijo...

Anda, veo una linda gatita, o sea una madrileña. Es que hay muchas canciones más estupendas de Mocedades, pero tampoco pretendía repasarlas todas: De hecho la que más me gusta 'Eres tú', no sale tampoco en el artículo.Y 'Pangue Lingua' que citaba mi amigo Aspective... Y 'La otra España' y tantas otras. Gracias por venir a darme una agradable sorpresa...