viernes, 7 de octubre de 2011

Aumenta mi odio a Brad Pitt tras "World War Z"

Confieso que odio a muerte a Brad Pitt. Me desespera. ¿Por qué? ¡Porque no le encuentro ningún defecto! A otras estrellas es fácil encontrarles el punto débil. Mi compi de enfrente, Zoraida Romero, adora a Orlando Bloom, que sí, será muy guapo, pero es más soso que un yogurt de agua, mi prima idolatra a Colin Firth, sin duda un pésimo actor, una amiga adora a Matthew McConaughey, que con pocas excepciones, rueda películas malísimas, y las carpetas de mis compis del instituto exhibían la foto de Tom Cruise, que es bajito y cargante cienciólogo.

¿Pero Pitt? ¿Qué tiene de malo?

Ahora resulta que rueda con Marc Forster World War Z, mi novela favorita de zombies, aunque es difícil de llevar a la pantalla, porque se compone de muchas historias muy breves. Forster es sencillamente un director como la copa de un pino, como saben todos los que hayan visto Descubriendo Nunca Jamás o Cometas en el cielo. Incluso dirigió un film de James Bond que se titulaba "¡Cuanto sol hace!". Pitt es también productor del film, y el gran Forster está encantado. "Es un hombre inspirador", explica Forster. "Quería huir de los clichés del género, y Pitt es el colaborador perfecto para lograr eso". ¡Ahora resulta que Pitt es un productor modélico! ¡Cómo le detesto!

Llegué a conocer una vez en persona a Pitt, que me concedió una entrevista. Ya contaré aquí algún día lo que me pasó, que tiene narices, pero lo que viene a cuento es que pensé que era mi oportunidad de comprobar que sí, que es guapo, pero idiota perdido o maleducado. Nada de eso, resultó ser inteligente, cordial y buena persona. Y hasta humilde. Pero seguiré rebuscando. ¡Seguro que tiene algún punto oscuro en su pasado! 

3 comentarios:

Minerva Japón dijo...

¡Pero cuéntalo ya!

geminisdespechada dijo...

eso! cuenta lo que te pasó que nos tienes en ascuas!

Juan Luis Sánchez dijo...

Voy a contarlo justamente ahora chicas. Jo, qué ilustres visitantes femeninos tengo en este blog. Ni me lo esperaba. A Minerva tengo la suerte de verla más a menudo pero a geminis no tanto, con la debilidad personal que tengo por ella. Un beso guapísimas a las dos.