miércoles, 29 de octubre de 2008

El timo de Morricone

Si usted, ilustre visitante de este blog, quiere saber si es buen amante del cine o no, le propongo una prueba. Póngase este vídeo. Si se emociona profundamente cuando lo vea, y apenas puede reprimir soltar una lagrimita, es usted irremediablemente un cinéfilo y además un poco 'moñas':



El autor de la irrepetible música que acompaña a la escena es nada menos que Ennio Morricone, aunque el fragmento más conocido de la partitura de la película es éste que se puede escuchar aquí:



Episodio 1.

Quizás comprendáis mi gran alegría cuando me enteré de que un compositor tan 'morriconetudo' iba a venir a Madrid, por fin –no había venido a mi ciudad al menos que yo recuerde– para dar un concierto junto con la Sinfónica de Roma y el Orfeón Donostiarra. El evento se organizaba para inaugurar la Expo de Zaragoza, que ya hace tiempo que terminó (iban a dar un concierto allí y otro en Madrid). Cuando consulté la lista de precios, resulta que una entrada buena costaba la friolera de 120 euros. Da para comprarse muchos discos de Morricone. Lo peor es que el asunto tiene pinta de estar organizado para pedir una subvención a los organizadores de la Expo. O sea, que seguro que han recibido dinero del ayuntamiento de Zaragoza y han ganado un fortunón. Tiene 'morricones' la cosa.

Los de la promotora que han puesto esos precios deben ser una panda de auténticos MISERABLES a los que esta Navidad se les aparecerán los espíritus dickensianos. Como Gallardón cuando se ha puesto a subir el IBI, vamos. Me imagino a sus hijos pidiendo un poco más de comida, ya que debe ser escasa en el domicilio de estos tipos tan huraños, y a ellos mirándoles enfadados, como a Oliver Twist, que también pedía algo que llevarse a la boca, el pobre.

Curiosamente, Morricone ha venido a actuar a muchísimas ciudades de España, donde las entradas costaban como mucho 30 euros. Es decir, los 120 euros que me pedían a mí daban para la entrada, el billete de avión a Santander, pasar un día allí, comer puding de cabracho y encima me hubiera sobrado dinero. Al final compré unas entradas del gallinero que aún así costaban 60 euros. Una burrada, por ir al lugar más recóndito del Palacio de Congresos, pero al menos se oiría bien.

Episodio 2.

Cuando se inauguró la Expo, había una huelga de transportes que quizás recordaréis. La promotora anunció que retrasaba el concierto, por imposibilidad de trasladar el material. Dieron unos días de margen para devolver el dinero, pero esto fue después de que durante unos días aplicaran un descuento a las entradas, ya que no debían haber vendido muchas. Es decir, procuraron que no se pudiera devolver la entrada y comprar otra con descuento.

Episodio 3.

Poco antes del fin de semana en que se supone que se va a celebrar el concierto lo vuelven a suspender. Ellos dicen que lo han retrasado. Pero esta vez no dan ninguna razón. Durante un par de semanas, no se sabe nada. No te devuelven el dinero de las entradas, ni se conoce una nueva fecha. Al fin nos llega una curiosa comunicación. El concierto se traslada a la plaza de toros de Vistalegre, un sitio que tiene una acústica nefasta para escuchar música en vivo. Yo fui allí a ver a los Linkin Park y sonaban como si hubiera metido la cabeza dentro de un tambor y alguien lo aporreara.

Decido devolver las entradas.

Además, me empiezo a oler que el concierto nunca se celebrará. Todo esto es muy extraño. Está claro que aunque no toquen, tienen que pagar a Morricone, a la Sinfónica y al Orfeón, los días en los que han suspendido, porque los músicos han reservado esas fechas. Prefiero abandonar el barco, como las ratas, y que me devuelvan el dinero.

Pero no es tan fácil. Resulta que voy a la FNAC y la cajera me dice que tiene que llamar a Ticktackticket para que le autoricen a devolverme el importe de la entrada. Es sábado, en la FNAC de Callao vende las entradas una única señorita, y sólo existe un teléfono de Ticktackticket para toda España. La gente se amontona en la cola y me miran con cara de que pretenden asesinarme brutalmente. A la chica no le cogen el teléfono en veinte minutos, pero pone cara de póker. Al fin y al cabo, todos los días vienen uno o dos como yo a devolver entradas de Morricone, y pasa lo mismo. Ya está acostumbrada. De hecho, los cuatro apasionados de la música de cine que conozco también han devuelto la suya.

Me dice la cajera que ella no tiene la culpa y la FNAC tampoco y Ticktackticket tampoco. Yo la corrijo. Claro que sí tienen la culpa. Empieza a hartarme que nadie asuma sus responsabilidades. Yo he devuelto entradas y otros artículos y nunca ha sido necesaria una llamada telefónica. Ticktackticket y FNAC deberían haberse negado a seguir ese procedimiento claramente irregular y a pedirle explicaciones al promotor. Y la cajera tampoco se tenía que haber prestado a semejante show, pues no era difícil predecir que iba a producir un atasco brutal frente a la taquilla.

No le cogieron el teléfono jamás a la pobre chica. Me iba a decir aquello de 'vuelva usted mañana', como en los tiempos de Larra, pero al final había sido tan astuta de mandar un mail a la que cogía el teléfono, mientras intentaba que se lo cogiera. Y le contestó al mail, mientras usaba el teléfono para hablar con otros vendedores, autorizándola a devolverme mi dinero.

Episodio 4.

El concierto se supone que tenía que celebrarse el próximo 7 de noviembre. Según una fuente del Orfeón –una chica que canta con ellos– han pedido voluntarios entre los miembros de la agrupación, a quienes les iban a pagar bien ese concierto. Pero en la web del Palacio de Vistalegre se afirma lo siguiente, si pinchas en el concierto de Morricone:


Por razones ajenas a Palacio Vistalegre, el concierto de E. Morricone previsto para el día 7 de noviembre no va a celebrarse en nuestra instalación. Una vez iniciada la venta de localidades con nuestro total desconocimiento y autorización, Palacio Vistalegre declina toda responsabilidad por dicha cancelación, reservándose el derecho de emprender las acciones legales oportunas contra el promotor del citado concierto.

O sea, están vendiendo entradas para un concierto que se celebra en un lugar cuyos propietarios desconocían por completo el asunto. No hace falta ser Sherlock Holmes para llegar a sospechar que igual todo esto es un timo para coger el dinero de la subvención y desaparecer. Estos tíos tienen un 'morricone' que se lo pisan.

Lo siento porque Morricone está ya muy viejito y es difícil que vuelva. Y porque el pobre ignora por completo que alguien esté organizando este alboroto en su nombre. ¡Y qué bien compone el 'morriconazo'!

6 comentarios:

Raúl Sánchez Quiles dijo...

Joder, vaya odisea. Es una pena que al final no hayas disfrutado del Morricone. A mi me encanta. Lo de la Misión es para derretirse de gusto.

Por cierto, dedica 20 segundos de tu vida para que accedas a mi blog http://www.hiperbreve.blogspot.com y leas alguna de mis pequeñas historias. Si en conciencia piensas que podría merecer tu voto, adelante. Si no, me basta con que me dejes un comentario. Muchas gracias.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Que cantidad de tramites, que agotador, estas seguro que vives en España y no en Egipto?
A mi aqui me tienen agotada, me estoy mudando pero cada quien hace las cosas como mejor les parece y no como yo las necesito, por ahi dijeron que no habia nada peor que egipcio con iniciativa y es la pura y santa verdad.

Sorry por el desahogo,

Saludos y espero no cambiar mi nombre a Maria Perdida.

NiamigosNijuguetes dijo...

Juá. Eso no es nada comparado entonces con lo que me va a ocurrir en los próximos días. Todavía tengo la entrada (qué iluso de mi parte) más arrugada que una pasa. Bien, cuando hice la compra utilicé una tarjeta que PERDÍ pocos días después. Resulta que si consigo que me cojan el teléfono y todo ese rollo que cuentas, me lo devolverán a la tarjeta perdida (!). A ver qué morricones hago ahora. Estoy pensando en llamar a unos amiguetes sicilianos...

Juan Luis Sánchez dijo...

Raúl, es cierto, 'La misión' es genial. A mí personalmente la partitura que más me gusta es Érase una vez en América. Pasaré por tu blog.

Vida Mía: Las mudanzas son complicadas en todas partes del mundo. En España también. Mucho ánimo. Espero que no te pierdan sobre todo el ordenador y podamos seguir disfrutando de tu blog.Un beso, María Victoria.

niamigosnijuguetes, espero que sí se celebre el concierto y que sea genial. Espero que puedas exigir que te devuelvan el dinero a otra tarjeta si necesidad de que tus amigos hagan una oferta 'que no puedan rechazar'. O que se celebre por fin el concierto. Es muy bueno tu blog, reábrelo. Yo mantengo el mío abierto porque hace tiempo que renuncié a ligar los fines de semana. Un abrazo.

geminisdespechada dijo...

jajajaja al final han sido muchas morriconadas que te has inventado eh?

es una putada en general lo de los conciertos en este país.. por qué no tocan gratis al aire libre como hacen en londres o new york en los parques?

Juan Luis Sánchez dijo...

Hola, Géminis.

Cuando yo era joven, hace mil años, en las fiestas tocaban en Madrid gratis en el rockodromo muchísimos grupo muy representativos del rock y el pop nacional, de diferentes estilos. Y muchos locales ponían al menos un pequeño escenario para dar conciertos, que permitían a los grupos subsistir, y elevaban las posibilidades de que saliera alguno bueno. Eran los tiempos del alcalde Enrique Tierno Galván. Ahora, por lo visto, todo son pegas para organizar conciertos. Una pena.