martes, 6 de mayo de 2008

Los romanos y las salas de cine


¿Qué le debemos nosotros a los romanos? ¡Nada!", decía en La vida de Brian un palestino de una organización que pretendía indendizarse del Imperio. "¿El derecho?", respondía uno de sus compañeros, pero él continuaba con su proclama. "Es cierto, pero aparte del derecho, ¿qué le debemos nosotros a los romanos? ¡Nada!". Y el otro contestaba progresivamente: la canalización, las calzadas, los números romanos, etc. Pues bien, en tiempos de los romanos ya existían los teatros perfectos, con las gradas escalonadas, de tal manera que podías ver el espectáculo en perfectas condiciones. Y además, ya podías ver a los protagonistas en tres dimensiones sin necesidad de gafas, dejando aparte el hecho de que en esos tiempos sabían como solucionar el problema de la piratería, como se puede comprobar en cualquier cómic de Astérix.

Pues los tiempos adelantan que es una barbaridad, pero a veces el progreso es hacia atrás, pues hoy día no todos los cines tienen el patio de butacas escalonado al estilo del Teatro Romano de Mérida. De hecho, es un sistema que se implanta desde hace poco. Normalmente en los cines, siempre tienes a la misma altura al de delante, por lo que se acabó la película para ti como se siente delante tuyo un cabezón, o una señora con un gorro inmenso o un peinado a lo Marge Simpson. Una vez estuve en un cine en el que según avanzabas hacia la pantalla ibas subiendo una pendiente hacia arriba, de tal manera que el de delante quedaba por encima tuyo y encima al sentarte estabas inclinado hacia atrás.

Aunque la sala más desconcertante en la que he estado fue una de unos multicines de Santander.Cuando entré, ya había empezado la proyección y estaba todo oscuro. Lo más curioso del caso es que escuchaba la música y diálogos, pero no veía absolutamente nada delante de mí. Esperaba poder distinguir la pantalla, pero lo cierto es que me invadía la oscuridad más absoluta. Decidí esperar unos minutos a ver si se me aclaraba un poco la vista, y escuchaba la película, por lo que pude enterarme más o menos de lo que ocurría. Entonces empecé a distinguir a varias personas delante mía que miraban en mi dirección. ¡Y resulta que tenía la pantalla encima mía, sobre la puerta!

(Este artículo es de Ox de cine, revista recién salida, del mes de mayo. Pero como el espacio para el artículo era pequeño y no cabía entero, he reservado la mitad para el mes que viene.)

PRÓXIMAMENTE (CALCULO QUE EL JUEVES POR LA TARDE-NOCHE), UN NUEVO E INTERESANTÍSIMO POST EN ESTE MISMO BLOG QUE LLEVARÁ POR TÍTULO 'LA MADRE QUE PARIÓ A LOS HERMANOS WACHOWSKI -A LOS DOS-'. SERÁ AQUÍ, EN EL MISMO BAT-CANAL, EN TU BLOG AMIGO.

13 comentarios:

Mi vida en 20 kg. dijo...

Yo recuerdo esos cines en que si te sentabas en primera fila salias con dolor de cullo, ya que tenias que mirar la pantalla con el cuello apoyado en la butaca...me gustan mas los mini cines, esos con muchas salas pequeñas, butacas super comodas y en escala...saludos y esperare atenta a "La madre que pario a los hermanos wachowski" saludos

Juan Luis Sánchez dijo...

Gracias Mi vida, mis favoritos son los cines y multisalas en los que el espectador de delante te queda por debajo y no te tapa la visión. Ya le dije a Géminis el libro que te tenía comprar, El edificio Yacobián, y me ofrecí a darle mi ejemplar, pero prefiere gastarse el dinero y todo. No tendrás queja de ella. Es muy buena.

geminisdespechada dijo...

jajaja tan buena no soy, te acabo de mencionar en mi última entrada :P

espero con impaciencia a la madre - casualmente - de ambos hermanos xD

Juan Luis Sánchez dijo...

Eres como Mae West, cuando eres buena, eres buena, cuando eres mala, eres mejor.

¡Muy graciosilla tu referencia! Ahora los internautas pensarán que soy un desesperadillo. Bueno, eso no se aleja muchísimo de la realidad.

geminisdespechada dijo...

jajaja perdón, pero todo viene de lo que escribiste de los singles, no es mi culpa!! tú mantenías que se te pasaba el arroz xD

Mi vida en 20 kg. dijo...

Ya veo lo buenos que son los dos, asi que gracias por el dato que diste. Mientras yo leo uds estaran en su speed dating o algo asi...besos

Ojo con lo del arroz...mira que me da una risa y seguro que si lo dices no conoces a ninguna chilena jajajaja...

bizarro con interrupciones dijo...

La verdad es que de los cines de esos en cuesta arriba yo también creo haber estado en alguno y de haber maldecido en alguno de los horizontales también (y yo no suelo tener problemas, pero es que hay gente de casi dos metros por ahi...y que culpa tienen ellos)

A ver si me veo la del edificio Yacoubian ahora que oigo que confabulais por ahi sobre ese libro.

Hace tiempo que me baje la peli y todavía no la he encontrado su momentito....

bizarro con interrupciones dijo...

Por cierto, que como promete el post del jueves! Suena muy bien!!

Juan Luis Sánchez dijo...

Yo he visto la peli también, Álvaro, y se sigue con interés, porque las historias que cuenta son interesantes, pero no es nada del otro mundo. Es muchísimo mejor el libro. Tiene mucha más fuerza.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Juan Luis, gracias por pasar por mi blog y sobretodo mil gracias por tus palabras.
Si puedes lee a Pablo Simonetti, si no consigues nada me avisas y te mando un libro desde aca, es muy bueno y logra una empatia inclreible en el libro "Madre tu que estas en los cielos".
Aca los libros en español circulan entre las amigas y llego a mis manos hace pocos dias "Ines del alma mia" de Isabel Allende...ya te contare que tal.

Saludos enormes

Juan Luis Sánchez dijo...

No he leído nada de Pablo Simonetti, espero conseguir algo por aquí y ya te contaré. Buscaré ese libro que dices, Madre tú que estás en los cielos. Se ve que los chilenos estáis especialmente dotados para la literatura. Que grande Neruda. Deberías escribir obras sobre tus experiencias en El Cairo, ya que para quienes no conocemos cómo es, son bastante interesantes. Un beso.

Mi vida en 20 kg. dijo...

A mi me encantaria, el problema es que no se como....creo que se debe saber algo mas para escribir no????...es que yo solo cuento.
Si no lo encuentras te lo envio...mira que con la cantidad de españoles que llegan aca, mas de uno podra llevarlo...

Un beso

botijo de oro dijo...

Qué bueno lo de la pantalla de cine. Había uno en la zona de Bilbao, creo recordar minicines Picasso o algo así, en la que había columnas dentro de la sala y algunas tapaban la visión desde ciertas butacas.