viernes, 12 de febrero de 2010

El hombre lobo, ¡qué gran truño!

Confieso, en este blog que no lee nadie, que no me entusiasmó El hombre lobo, enésima reactualización del mito, con Benicio del Toro como protagonista. El público que asistía a la proyección salió más o menos contento, porque le habían dado una notable importancia a la historia de amor con Emily Blunt, lo que propicia una mezcla romántico-fantaterrorífica a lo Drácula, deBram Stoker, en versión Coppola.

A mí me pareció que se nota demasiado que se trata de una película con problemas. Iba a dirigirla el director Mark Romanek(Retratos de una obsesión), pero vio que el guión es bastante incongruente y salió huyendo. Le sustituyó Joe Johnston, que después de terminar el rodaje, por lo visto, se dio cuenta de que los aullidos a la luna ya no asustan tanto como cuando se rodaron las antiguas versiones, y de que en pleno siglo XXI, un tipo con pelos en la cara, que me recuerda a mí mismo antes de afeitarme por la mañana, da más risa que otra cosa. 

Además, es aburrida. Me entraron ganas de descerrajarme una bala de plata en la sesera y acabar con mi sufrimiento.

Se rumorea que tuvo que quitar las secuencias en las que el hombre peludo camina sobre dos patas para asustar a sus víctimas al más puro estilo Paul Naschy, porque hoy día, en el año 2010, eso queda un poco ridículo. Tuvo que reunir otra vez al equipo para rodar nuevas secuencias y combinar las antiguas con un ataque a cuatro patas.

Tuve ocasión de tener una entrevista con el vampiro, o sea no, más bien con el hombre lobo, hace unos días, cuando Benicio del Toro vino a Madrid a presentar la película. Se puede leer en DECINE21. Por supuesto, le pregunté por esas nuevas secuencias casi al final. No conviene decirle que su hombre lobo da risa en la pregunta uno, y que se levante malhumorado y se acabe la entrevista.

En realidad, Benicio es un tipo muy majo, y se tomó el asunto muy bien. Únicamente me dijo que no se habían rodado las nuevas secuencias por eso, sino para mejorar la coherencia narrativa... En fin, el hombre tenía que vender su película y además no tiene ni "un pelo" de tonto.

Por supuesto, id a ver todos El hombre lobo, que hay a quien le gusta. Yo personalmente me quedo con un clásico sobre el tema, Teen Wolf, de pelo en pecho, que me gustó más, y me parece que funciona mejor, sobre todo la mítica secuencia de la cerveza. Snif, qué nostalgia.

5 comentarios:

María Jesús Almendro dijo...

Vengo a desearte un gran día...

¡¡¡Feliz San Valentín!!!

Aspective dijo...

Yo iba a comentar tu post, peo conel comentario anterior y la foto, ya me parece una total gilipollez.
Así que feliz San Valentín.

:)

Juan Luis Sánchez dijo...

Jajajajaja, un beso a la de la foto que Aspective halaga con mucha razón, y un abrazo a Aspective, al que también le deseo feliz San Valentín, ya que sé que está bastante enamorado. Un saludo, tío.

bizarro con interrupciones dijo...

Ya comentabamos Mila y yo que en las fotos del cartel ya tenía pinta de peli de Paul Naschy...me lo acabas de confirmar.

Juan Luis Sánchez dijo...

Pues habéis acertado, Álvaro, parece totalmente una película de Paul Naschy. Hay a quien le gusta, pero yo casi prefiero Teen Wolf. En su modestia y falta de pretensiones funcionaba mejor. Está claro. Un abrazo.